lunes, 22 de diciembre de 2014

Aleja el riesgo de anemia

Se calcula que el 4% de las mujeres españolas sufre anemia por una falta de hierro. Tienes que prevenir la falta de este mineral y reponerlo en cuanto desciende, es esencial para evitar alteraciones de salud a todos los niveles.

Tener anemia
Muchas mujeres, al sentirse algo más cansadas de lo normal, lo atribuyen a tener "algo de anemia". Y es probable que así sea, ya que se trata de una alteración muy habitual. Sin embargo... No hay que dejarlo pasar. Es muy importante que el médico analice si tus síntomas se deben a una anemia y que constate, además, que está producida por una carencia de hierro. Aunque ese es el motivo más habitual de esta alteración, hay otros tipos de anemia que requieren tratamientos específicos.

Recupera tu buena salud. Al principio, la anemia ferropenica es asintomática pero con el tiempo (si esta no se resuelve) puede provocar muchas alteraciones. Encontrar el origen de esa carencia (las causas son múltiples) y recuperar los niveles de hierro es esencial para atajar el problema y recuperar tu salud.

¿Qué dicen tus análisis?
En general se habla de anemia en las mujeres cuando hay menos de 12 g/dl de hemoglobina. Ahora bien, los valores “ideales" pueden variar de una persona a otra. Así, tu médico puede considerar que una hemoglobina algo baja (de entre 10,5 y 11,8) es normal si estás en edad fértil, por la pérdida de sangre y hierro que se da con la regla. Pero el mismo valor tras la menopausia puede requerir más pruebas. Además, para saber si la anemia es ferropenica se mira el tamaño de los glóbulos rojos (hematíes), que se presentan más pequeños.

Tener el hierro demasiado bajo puede afectar a toda tu salud 
¿Por qué es tan importante el hierro para la salud? Este mineral es esencial para la síntesis de la hemoglobina, proteína que está en la sangre y que transporta el oxígeno a todo el organismo. Cuando se agotan las reservas de hierro, la hemoglobina desciende y, por ello, todos los tejidos pueden sufrir una falta de oxigenación. A la larga, esa desoxigenación provoca multitud de síntomas.

¿Por qué debe controlarlo?
La palidez de la tez es solo uno de los síntomas de la falta de hierro...

La situación más extrema. El mayor peligro de una anemia mantenida y severa es que la falta de oxígeno disponible afecte a órganos vitales (como el corazón) porque los puede debilitar. Pero sin llegar a ese límite el cuerpo acusa la escasez de oxígeno en forma de alteraciones leves de la salud.

Si detectas varias de estas "señales" informa a tu médico. Es posible que quiera que te hagas un análisis de sangre para saber si tienes anemia.

Las "señales" que pueden alertarte 
Al principio la anemia ferropenica puede ser asintomática pero con el tiempo, si esta no se resuelve, provoca algunas alteraciones. Si persisten durante más de dos semanas, tienes que consultar a tu médico.

¿Te cansas mas? 
Cuando la musculatura no recibe oxígeno (que usa para generar energía) tú lo notas en forma de cansancio. También es normal percibir cierta fatiga mental (falta de concentración).

¿Tu piel esta palida? 
La hemoglobina es la que da la coloración roja a la sangre. Cuando desciende, la piel se ve más pálida. También la cicatrización de las heridas puede ser más lenta.

Sintomas de la anemia
¿Te duele la cabeza? 
Es uno de los primeros síntomas que suelen referir las personas que presentan una anemia mantenida. Ocurre también por la falta de oxígeno en la sangre que llega a la cabeza.

¿Estas irritable? 
La deficiencia crónica de hierro perjudica a los receptores de dopamina y su carencia incrementa el estado de ansiedad. Por otro lado, afecta al sistema nervioso, al cual se le provoca una irritabilidad.

¿Tu pelo es mas fino? 
El pelo recibe los nutrientes a través de los vasos sanguíneos del folículo piloso. Cuando el hierro desciende (incluso sin llegar a sufrir una anemia), tu cabello lo acusa y se ve más delgado y quebradizo.

¿Te dan taquicardias? 
La anemia ferropenica cuando es grave puede producir taquicardias y palpitaciones, que desaparecen al tratarla. Si se manifiesta con mareos y dolores de cabeza, acude a tu médico.

¿Te sientes triste? 
El hierro interviene en el metabolismo de algunos neurotransmisores implicados en el estado de ánimo. Una anemia crónica puede incluso aumentar el riesgo de sufrir una depresión.

¿Tus uñas se rompen? 
Ocurre lo mismo que con el pelo y pueden verse descamadas, abrirse en capas o presentarse estrías. Cuando la anemia es crónica las uñas pueden adoptar forma de cuchara.

¿Sufres infecciones? 
La eficiencia de las células defensoras también puede verse afectada por la falta de energía. Por ello, la frecuencia de gripes, resfriados e infecciones en general puede aumentar con la anemia.

¿Qué hace que baje la cantidad de hierro en el organismo?.
Hay múltiples razones que pueden llevar a que poco a poco disminuya. Curiosamente, en la mujeres habitual que "se sumen" varias de estas, lo que la hace más proclive a sufrir anemia. Analiza si es tu caso, sobre todo si ya has notado algún síntoma que indique que tu hierro está bajo motivo se les extrae sangre varias veces en poco tiempo para analizarla puedan acabar acusando una anemia. Pero hay otras situaciones en las que se puede perder más sangre de lo normal:

La alimentación sí afecta 
¿Sigues una dieta muy estricta o desequilibrada?
Ten en cuenta que necesitas al menos 10 mg de hierro al día y este se obtiene a través de los alimentos. Por ello, el origen de la anemia suele estar "en el plato". Las dietas milagro, que muchas mujeres siguen a la ligera, son culpables silenciosas de múltiples casos de esta alteración.

Es esencial comer de todo. Para garantizar las dosis diarias de hierro es básico que una dieta (aunque sea baja en calorías) proporcione alimentos de todos los grupos nutricionales. Por ejemplo, aunque los vegetales son básicos y sanísimos, una dieta estricta basada en ellos puede llevar a la anemia porque el hierro que se obtiene de los alimentos de origen animal es de tipo "hemo" (proviene de la sangre) y se asimila mucho mejor que el de los vegetales.

A menudo la ingesta de hierro es correcta pero se producen pérdidas de sangre y con ella se "escapa" también el hierro que contiene. Es lo que provoca que a las personas que por algún motivo se les extrae sangre varias veces en poco tiempo para analizarla puedan acabar acusando una anemia. Pero hay otras situaciones en las que se puede perder más sangre de lo normal.

Si tus reglas son abundantes. En estos casos las necesidades de hierro aumentan hasta 18mg diarios porque se pierde mucho con la menstruación. Si tienes hemorroides. A veces se produce un micro sangrado pequeño pero constante que en ocasiones, sobre todo si el problema persiste durante bastante tiempo, puede acabar revirtiendo en una pérdida de hierro.

Puede ser por una úlcera 
Las heridas en el estómago (las úlceras) a veces provocan una hemorragia interna y esa pequeña pérdida de sangre puede provocar una anemia. Puede ser el primer síntoma de la úlcera. También es posible que notes un dolor punzante (sobre todo en la boca del estómago) que puede confundirse con la acidez o el ardor. Además, tu estómago puede estar hinchado.

Hemophilia con anemia
Te ayudará a saber si es tu problema...

Acude a tu médico inmediatamente si las heces o vómitos adquieren un color negruzco, ya que ambas son señales evidentes de hemorragia.

¿La anemia ferropenica puede darse por un trastorno grave? 
Sí. Se debe descubrir cuál es la causa de la falta de hierro para corregirla y prevenir su recurrencia, pero también porque puede constituir el primer signo de una enfermedad tan grave como es el cáncer.

¿Qué tipos de cáncer puede haber tras esta alteración?
En los tumores digestivos o de las vías urinarias puede desarrollarse una anemia ferropenica debida a las pérdidas más o menos crónicas de sangre. Cada tumor provoca signos y síntomas específicos y en ese caso los estudios complementarios ayudan a establecer la causa de la anemia.

No hay comentarios :

Publicar un comentario