miércoles, 17 de diciembre de 2014

El herpes Zoster

El herpes Zoster
Cualquier persona que haya sufrido varicela puede padecer herpes zóster.

¡Presta atención a sus características!

El herpes zóster es una erupción cutánea dolorosa que ocasiona vesículas (ampollas) y en cualquier parte del dermatoma, que son las áreas de la piel inervadas por una raíz o nervio dorsal de la médula espinal. Esto es, prácticamente, a lo largo de todo el cuerpo, aunque zonas como el rostro, costados de la espalda y cintura son los más afectados.

El herpes zóster es ocasionado por el mismo virus de la varicela, pues una vez que desaparece la erupción de ésta, la cepa queda latente en los nervios y puede reactivarse aun años después.

El dolor crónico es el síntoma más común de este padecimiento, y cerca del 90% de quienes la experimentan sufren también alodinia, un dolor aflictivo y debilitante causado por un estímulo no doloroso, como el roce leve de la piel afectada con ropa, por ejemplo. Se estima, incluso, que entre 10 y 25% de los pacientes con herpes zóster desarrollan también una variante en el nervio oftálmico (la primera rama del nervio trigémino), con dolor y erupción cutánea en el dermatoma de los ojos y frente, elevando el riesgo de sufrir afectaciones oculares crónicas y pérdida visual.

¿Y tu familia está en riesgo?

Puesto que no hay manera de predecir cuándo se reactivaría el virus zóster, quién lo padecerá, ni que tan grave será cada caso, es importante identificar sus señales y estar más alerta después de los 50 años de edad, máxime si se padeció varicela en etapas previas.

Esto es porque un sistema inmune joven suele ser bastante fuerte para mantener al virus inactivo, con la edad, no se puede evitar su reactivación. Una erupción cutánea de herpes zóster puede permanecer hasta 30 días y el dolor que causa se describe como agudo, persistente y palpitante, y la molestia puede durar aunque la erupción desaparezca. A su vez, la neuralgia pos herpética (NPH) es otra posible complicación, y es un dolor originado en los nervios que puede durar meses, y hasta años, después de desaparecer la erupción.

Ante cualquier sospecha o si ya hay erupciones visibles, acude a tu médico y pregunta por los tratamientos disponibles para prevenir y controlar las molestias. ¡La información puede cambiar la vida de tus seres queridos!.

¡Atención!

El dolor de la neuralgia pos herpética puede ocasionar:
  • Fatiga crónica
  • Trastornos del sueño.
  • Depresión. 
  • Anorexia. 
  • Sobreinfección bacteriana. 
  • Pérdida auditiva. 
  • Meningoencefalitis. 
  • Neumonía. 
  • Deterioro visual.

No hay comentarios :

Publicar un comentario